Download E-books Entre Actos (BIBLIOTECA VIRGINIA WOOLF) PDF

Read Online or Download Entre Actos (BIBLIOTECA VIRGINIA WOOLF) PDF

Similar British Literature books

Time of the Angels

It is a haunting novel o macabre entanglements and satanic passions.

Lucia Rising: "Queen", "Miss Mapp Including the Male Impersonator", "Lucia in London": Queen, Miss Mapp Including the Male Impersonator, Lucia in London

This name comprises 3 of Benson's Lucia tales. "Queen Lucia" was once released in 1920, "Miss Mapp" in 1922 and "Lucia in London" in 1927. they're much-loved novels of provincial snobbery and have become a winning tv sequence.

English Romantic Verse (Penguin Classics)

English Romantic poetry from its beginnings and its flowering to the 1st symptoms of its decadenceNearly all of the well-known piéces de résistance could be came upon here—"Intimations of Immortality," "The old Mariner," "The Tyger," excerpts from Don Juan—s good as a few much less primary poems. As muchas attainable, the poets are prepared in chronological order, and their poems so as of composition, starting with eighteenth-century precursors comparable to grey, Cowper, Burns, and Chatterton.

Additional resources for Entre Actos (BIBLIOTECA VIRGINIA WOOLF)

Show sample text content

Y ahí desaparecieron. Y los peregrinos. Y los enamorados. Y el reloj del abuelo. Y el anciano barbudo. Salieron todos. Más aún, todos ellos recitaban alguna frase o algún fragmento de sus respectivos papeles… No estoy (decía uno) en mi sano juicio… Otro: los angeles Razón yo soy… �Y yo? Yo soy el sombrero de copa… Al hogar llega el cazador, del monte procedente… �Hogar? Donde el minero suda y los angeles fe de l. a. doncella es objeto de ruda burla… Dulce y templado, dulce y templado, viento del mar de Occidente… �Es una daga lo que ante mí veo? … l. a. lechuza ulula y l. a. hiedra golpea el vidrio de l. a. ventana… Señora, os amo hasta morir, abandonad vuestra alcoba y venid… Donde el gusano teje su ondulada tela… Quisiera ser mariposa. Quisiera ser mariposa… En tu voluntad está nuestra paz… Papá, coge el libro y lee en voz alta… Ladran los perros y los mendigos… El espejo de cuerpo entero pesaba demasiado. El joven Bonthorp, pese a su musculatura, no podía sostener más tiempo el maldito trasto. Se detuvo. Y lo mismo hicieron todos los demás —espejos de mano, latas, vajillas de vidrio, espejos de tocador, pesados espejos con marco de plata repujada—, todos se detuvieron. Y el público se vio, no de cuerpo entero, desde luego, pero, por lo menos, sentado y quieto. Las saetas del reloj se habían detenido en el momento presente. period ahora. Nosotros. �Este period el juego que se llevaba entre manos l. a. señorita l. a. Trobe! Mostrarnos a nosotros mismos, tal como somos, aquí y ahora. Todos se movieron, se atildaron, hablaron remilgadamente; las manos se levantaron; las piernas movieron. Incluso Bart, incluso Lucy, volvieron los angeles cara. Todos se esquivaban o se protegían, todos salvo l. a. señora Manresa, quien enfrentada a sí misma en aquel espejo, lo utilizó de espejo; sacó su espejillo; se empolvó los angeles nariz, y colocó en su lugar el rizo que los angeles brisa había revuelto. �¡Magnífico! », exclamó el viejo Bartholomew. Solo l. a. señora Manresa conservaba sin vergüenza su identidad y se enfrentaba a sí misma sin un pestañeo. Con calma, se pintó de rojo los labios. Quienes sostenían los espejos estaban en cuclillas; maliciosos; observando; a l. a. espera; denunciando. �Miradlos. Son ellos», murmuraban en las últimas filas. �¿Debemos tolerar pasivamente tamaña maligna humillación», se preguntaban por l. a. primera fila. Todos se volvían para hablar —o para hacer cualquier otra cosa— a su vecino. Todos procuraban situarse un milímetro más allá de aquella mirada inquisitiva e insultante. Algunos fingieron que se disponían a irse. —Parece que l. a. representación ha terminado. Ya es hora de… —murmuró el coronel Mayhew, recogiendo el sombrero. Pero, antes de que todos pudieran llegar a una misma conclusión, una voz se impuso. Nadie sabía de quién period aquella voz. Procedía de las matas, fue una afirmación megafónica, anónima, recia. l. a. voz dijo: Antes de separarnos, señoras y señores, antes de irnos… (quienes se habían levantado se sentaron)… hablemos en términos escuetos, sin adobos, palabrería o hipocresía. Quebremos los ritmos y olvidemos los angeles rima. Y, con calma, reparemos en nosotros.

Rated 4.28 of 5 – based on 39 votes