Download E-books Juicio Y Sentimiento (Clásica) PDF

Juicio y sentimiento es un cuadro tan hilarante como patético de las desventuras de dos hermanas casaderas relegadas -en su condición de mujeres- de los angeles fortuna commonplace. Sus tropiezos en el camino del matrimonio, a veces empujadas por los angeles mezquindad de sus propios parientes, las alegres presiones de sus vecinos o los mismos «principios» de su carácter ethical, las llevan a conocer todos los extremos que los angeles pobreza puede ocasionar en el destino de los hombres.

Show description

Read or Download Juicio Y Sentimiento (Clásica) PDF

Similar British Literature books

Time of the Angels

It is a haunting novel o macabre entanglements and satanic passions.

Lucia Rising: "Queen", "Miss Mapp Including the Male Impersonator", "Lucia in London": Queen, Miss Mapp Including the Male Impersonator, Lucia in London

This name includes 3 of Benson's Lucia tales. "Queen Lucia" was once released in 1920, "Miss Mapp" in 1922 and "Lucia in London" in 1927. they're much-loved novels of provincial snobbery and have become a winning tv sequence.

English Romantic Verse (Penguin Classics)

English Romantic poetry from its beginnings and its flowering to the 1st symptoms of its decadenceNearly the entire well-known piéces de résistance can be stumbled on here—"Intimations of Immortality," "The historical Mariner," "The Tyger," excerpts from Don Juan—s good as a few much less regular poems. As muchas attainable, the poets are prepared in chronological order, and their poems so as of composition, starting with eighteenth-century precursors similar to grey, Cowper, Burns, and Chatterton.

Extra resources for Juicio Y Sentimiento (Clásica)

Show sample text content

Dicen que es una jovencita elegante y a l. a. moda, pero nada guapa. Recuerdo muy bien a su tía, Biddy Henshawe; se casó con un hombre muy acaudalado. Pero son ricas las dos familias. �Cincuenta mil libras! Y por lo que se comenta vendrán en muy buen momento, porque dicen de él que está sin blanca. �No me sorprende! �Todo el día correteando con su calesín y sus caballos de caza! Bueno, no es por hablar, pero cuando a un joven, el que sea, le da por agasajar a una muchacha bonita, y le promete que se casará con ella, no tiene excusa para faltar a su palabra sólo porque cada día es más pobre y hay por ahí una muchacha rica dispuesta a cazarle. �Por qué, en este caso, no vende sus caballos, alquila su casa, despide a sus criados, y se regenera de una vez? Sé muy bien que l. a. señorita Marianne habría estado dispuesta a esperar hasta que las cosas cambiaran. Pero eso, hoy en día, no se estila; en esta época un joven nunca renuncia a nada en el camino del placer. –¿Sabe usted qué clase de muchacha es los angeles señorita gray? �Es una buena personality? –No he oído decir nada malo de ella; en realidad apenas l. a. he oído nombrar, excepto lo que dijo l. a. señora Taylor esta mañana que un día le había insinuado los angeles señorita Walker, esto es, que creía que el señor y los angeles señora Ellison no lamentarían ver a l. a. señorita gray casada, pues ella y l. a. señora Ellison nunca han podido ponerse de acuerdo. –Y �quiénes son los Ellison? –Sus tutores, querida. Pero ahora ella es mayor de edad y puede elegir por sí misma, �y menuda elección ha hecho...! –haciendo una pausa, continuó–: Y ahora supongo que su pobre hermana ha subido a sus habitaciones a llorar a solas. �Nada se puede hacer para consolarla? Pobrecita, me parece una crueldad dejarla sola. En fin, dentro de poco vendrán unos pocos amigos, y eso los angeles distraerá un poco. �A qué jugaremos? Ya sé que detesta el whist; pero �no hay ningún juego, que no sea por parejas, que le interese? –Querida señora, tanta amabilidad es completamente innecesaria. Seguramente, Marianne no volverá a salir de su habitación esta noche. Si puedo, l. a. convenceré para que se acueste temprano, porque sé que lo que necesita es descansar. –Sí, creo que eso será lo mejor. Que diga lo que quiere tomar antes de dormir, y que se acueste. �Señor! No me sorprende haberla visto con tan mala cara y tan desganada esta última semana y quizá también los angeles anterior, pues supongo que en todo este tiempo el asunto le habrá ido rondando por l. a. cabeza. �Y con l. a. carta que hoy ha recibido todo ha terminado! �Criatura! De haber tenido los angeles menor inspiration, ni por todo el dinero del mundo habría bromeado ni un momento, se lo aseguro. Pero, bueno, dígame, �cómo iba yo a adivinar una cosa así? Di por cierto que no se trataba sino de una vulgar carta de amor, y ya sabe que a los jóvenes les gusta que se bromee con estas cosas. �Dios mío! �Cuánto van a preocuparse sir John y mis hijas cuando se enteren! Si se me hubiera ocurrido habría podido pasarme por Conduit road al venir a casa y decírselo. Pero ya los veré mañana. –Sin duda, no habrá necesidad de que usted prevenga a l. a. señora Palmer y a sir John de mencionar siquiera a Willoughby, o de hacer los angeles menor alusión a lo ocurrido, delante de mi hermana.

Rated 4.67 of 5 – based on 36 votes